Actualidad

PODA DEL PLANTÓN Y DEL OLIVO DE UN TRONCO

El mundo vegetal es un mundo vivo. El podador es el cirujano de estos seres y su buen hacer requiere un mínimo de conocimientos que están al alcance de cualquier persona, así como cierta destreza y una gran dosis de rigor en la práctica. En el olivo como en cualquier árbol frutal, se tienen que considerar tres etapas de poda:

1.     Etapa juvenil o de formación. La poda de formación tiene por objeto construir el armazón o esqueleto del árbol. Durante este período, se debe podar muy poco. Se practica más el despunte para quitar vigor a ramas que predominan sobre otras.

2.     Etapa de crecimiento y producción. El olivo no podado tiene tendencia a producir más frutos de los que puede alimentar. Esta característica se acentúa con la edad y las cosechas excesivas dificultan en gran manera el crecimiento de los brotes del año, lo que trae como consecuencia la reducción de la fructificación del año siguiente y la vecería. La poda de producción tiene por objeto conseguir, durante el período adulto, que el olivo alcance un volumen de copa productivo con el fin de conseguir las máximas cosechas, alargando este período productivo. Al término, el olivo demandará la renovación.

3.     Etapa de vejez o renovación. Al final de su período adulto, el olivo empieza a manifestar síntomas de envejecimiento, momento en que se inicia un desequilibrio en la relación hoja/madera que lleva consigo un descenso de las cosechas medias, el escaso crecimiento de los brotes, hojas más pequeñas y falta de coloración, e incluso defoliación de ciertas partes del árbol. Estos son índices que indican la necesidad de renovar el olivo.

 


Foto 1. Olivo con exceso de madera y brotes débiles. Necesita una poda de renovación.

 

¿Cuál es el principal principio de la poda?

El principal principio de la poda es conseguir un máximo de hojas soportadas por la menor cantidad de madera. Las hojas del olivo son la fábrica que produce aceitunas. La madera es un sumidero de energía. Para el mismo volumen foliar, cuantas menos ramas (madera) mejor. Es importante explicar muy bien a los podadores, acostumbrados a la poda del olivar tradicional de varios troncos, los principios básicos de esta poda para la poda del olivo de un solo tronco, como por ejemplo lo que significa una rama a 60º. Para muchos esto es un ‘chupón’ y lo elimina.

 

¿Cómo se poda?

A continuación, les dejamos el Decálogo de Poda el Olivar Moderno de la bibliografía didáctica de Servifapa.



Foto 2. Servifapa

Completamos esta información con las siguientes aclaraciones a los puntos del decálogo. Sobre el punto 1º y 2º, en el que se indica: ‘no tocando la copa en los tres primeros años’, nosotros puntualizamos que es necesario mantener este criterio  salvo que, en observación visual, el segundo año  el  plantón de olivo, tenga un crecimiento muy rápido y predomine el crecimiento de una única  rama central. Para evitar que al tercer año tengamos “olivos - cipreses”, sin una cruz formada a un metro del suelo, conviene hacer un despunte sobre el ápice de la rama predominante para quitar vigor y que se pueda formar la cruz.

 

¿Cuándo se debe podar?

Como norma general, la poda debe de realizarse cuando la actividad vegetativa del olivo sea mínima (de diciembre a marzo). La poda debe de realizarse una vez efectuada la recolección, evitando podar cuando la savia ya está en movimiento ya que la cicatrización de las heridas es peor.

 

¿Cuál es el esquema para la poda de un plantón?


Foto 3. Dibujo JLCS

Aclaraciones. Existen dos motivos por los que dejar las ramas que salen del tronco a unos 60º de la horizontal:

-       Las ramas más verticales transmiten la vibración mejor que las más horizontales.

-       El ángulo de las ramas principales (60º) está relacionado con la altura del olivo y con la máxima anchura o diámetro del olivo que, a su vez, está relacionado con el marco de plantación y con el espacio libre de paso de maquinaria por la calle. 

Imágenes aclaratorias:

 



 

¿Cuáles son las características para el corte de poda? (Ejemplos fotos: 6, 7 y 8)

El corte debe efectuarse al ras del tronco sin provocar heridas al rodete de cicatrización o callo que se encuentra en la unión, con objeto de no interferir en el proceso de oclusión o cerramiento de la herida. Hay que recordar que los cortes de poda han de ser limpios y con una ligera inclinación (bisel), por lo que es preciso que las herramientas estén bien afiladas y ajustadas.    Igualmente, es conveniente proteger las heridas de poda para evitar infecciones y acelerar la cicatrización pintándolas con algún producto que evite la desecación del corte, mezclándolo con un fungicida.

 

¿Qué debe saber y hacer un buen podador de olivos?

1.     Realizar en su medida y dirección el corte, para favorecer la cicatrización (fotos: 6, 7 y 8).

2.     Extremar las actuaciones de poda en los olivos de un solo tronco y ramas principales. Si son plantones, evitar daños irreversibles. La salud del tronco y ramas principales es la salud del olivo.

3.     Muchas enfermedades se pueden transmitir por la práctica de la  poda:

·        Gusanos en los troncos. Se transmiten por las heridas mal cicatrizadas producidas en los troncos. El uso de crema cicatrizante evita esto.

·        Verticilosis (seca y pérdida del olivo). Se transmite de un olivo infectado a otro sano por dos vías: vía cortes por las herramientas de poda contaminadas y vía restos por el suelo.

·        Verruga. Se transmite de un olivo infectado a otro sano por las heridas producidas en la recolección y los cortes de poda.

4.     Desinfectar las herramientas de poda. Un método efectivo y al alcance de todos es el de desinfectar con lejía diluida (1 parte de lejía por 5 partes de agua).

5.     El árbol es un ser vivo. Los cortes importantes generan heridas importantes, como mínimo hay que curar éstas.

6.     Saber preparar pasta selladora y curativa.

7.     Conocer el manejo y cuidado de las herramientas que emplea y las normas de mantenimiento y seguridad para evitar averías y accidentes.

 

¿Qué no debe hacer un buen podador?

-         Dejar muñones, porque los cortes no se hacen en la medida justa. Estos muñones, con el tiempo, se pudrirán y debilitarán el olivo.

-         Producir daños en los troncos y ramas principales. Esto tiene una enorme importancia en los olivos de un tronco producidos por un mal corteo el uso de herramienta inadecuada.

-         Cortar las ramas gruesas en un solo corte. El desgaje por el peso daña de forma irreversible el tronco o ramas principales del olivo.

-         No curar las heridas producidas en tronco y ramas principales con pasta selladora.

-         Podar los olivos enfermos en el mismo tajo que los sanos, sin tomar medidas para evitar transmisiones de la enfermedad.

 

¿Qué es la pasta selladora de heridas de poda?

Se trata de un preparado sencillo y efectivo, es el ‘caldo bordelés’. Se compone de una mixtura compuesta por 1Kg de sulfato de cobre y 5Kg de cal apagada. Para su preparación debe disolverse el sulfato de cobre en 5 litros de agua. A continuación, se vierte la cal apagada revolviendo hasta dejar un líquido consistente. Se aplica con una brocha de encalar. Si los olivos están en zonas de suelos alcalinos (altos en caliza libre), serán propensos a la clorosis férrica. Se puede aprovechar los cortes de poda fresco para pintar con una disolución de 250 gr. de sulfato de hierro (caparrosa) y 62 gramos de ácido cítrico en un litro de agua. Esta práctica se hace en la poda de la viña.

 

Imágenes aclaratorias:





 

© 2020 Cooperativa Olivarera Virgen de la Sierra de Cabra S.C.A.  /  Diseño y desarrollo web: Prodainfor SL