Actualidad

RECONVERSION DEL OLIVAR TRADICIONAL

Entendemos por olivar tradicional el constituido por olivos centenarios de 3,4 pies en marcos de explotación amplios, desde 9x9 hasta 14 x14. En numerosos seminarios y congresos relacionados con el olivar y el aceite de oliva, la conclusión de muchos expertos, relacionados con este sector, es siempre la misma: “Hay que reconvertir el olivar tradicional”. A este desenlace se llega admitiendo que el futuro del sector pasa por la máxima mecanización. No debemos olvidar que el grave problema del olivar tradicional es la poca o nula rentabilidad en un mercado de precios de aceite de oliva bajos.

Así, la reconversión debe plantearse como un objetivo para hacer el olivar mecanizable, aumentar la producción y maximizar el beneficio gracias a la reducción de costes. Para ello, partimos conociendo una serie de premisas:

-         Sabemos que la mejor reconversión de un olivar tradicional de marcos amplios es eliminarlos y sustituirlo por un olivar intensivo que, con los cuidados oportunos, a los 7-8 años nos estará aportando la misma o más producción que el tradicional, con incrementos anuales hasta alcanzar su máximo volumen foliar.

-         Sabemos que todos los agricultores no pueden hacer este tipo de transformación por razones varias, especialmente las económicas por la pérdida total de la producción durante varios años.

-         Sabemos que plantar nuevos olivos de un pie, entre los olivos ya existente de varios pies, tiene mayores dificultades para desarrollarse por razones varias, especialmente por la competencia por el agua y la luz.

Con ello, en este artículo planteamos una reconversión del olivar tradicional para los marcos de plantación de 12x12 m con 69 ol. /Ha, o 14x14m. con 51 ol./Ha. Hablamos de todos los olivos con 3-4 pies o patas, con la idea de transformarlo a marcos de 12x6 con 139 ol/Ha y 7x7 con 204 ol./Ha, respectivamente,  con olivos   de un pie o pata   y hacer posible la  recogida mecanizada con vibrador con paraguas invertido. Este sistema, aunque reconocemos que no es el ideal, minimiza la perdida de producción durante el proceso de reconversión, rebaja de forma significativo el costo de producción e incrementa la producción cuando finaliza el proceso de reconversión. En este sentido, planteamos una transformación progresiva en un periodo de tiempo 8 -10 años.

Los pasos a seguir son los siguientes:

1.     Asegúrese qué marco tiene el olivar a reconvertir. Esto lo podemos conocer midiendo con una cinta métrica (más exacta) o con una foto aérea de la aplicación Google Earth (en la misma pantalla de la parcela se puede hacer). En la foto nº1 se han medido dos hileras de olivos cruzadas, una mide 177 m y se divide por el número de entredós 14 y sale una medida de 12,6 m. La otra hilera cruzada mide 95,6m con 8 entredós, sale 11,9 m. El marco de la parcela de la foto es de 12x12. La ventaja de la foto aérea es que permite calcular el marco y replantear sobre la foto el aumento de densidad a realizar sin tener que ir a la parcela.

 


Foto 1: Cálculo del marco de una parcela  con la foto aérea de la aplicación Google Earth. (FOTO: Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias).

 

2.     En la replantación de nuevos olivos, hay que definir:

 

·        La calle principal de trabajo que debe ser perpendicular a la pendiente de la parcela. En el caso de la reconversión de 12x12 a 12x 6 la calle principal será la de 12 m.

·        El movimiento de la maquinaria, en especial las vueltas al final de hilera de olivos para minimizar invasiones y afecciones a la propiedad del vecino.


F-2 Diseño teórico de una reconversión. (FOTO: Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias).

 

3.     Sacar los centros de la calles, midiendo desde el centro de los pies,  y poner una referencia al inicio y final de cada camada, para que sirva de guía al subsolado del centro de la calle. Hecho el subsolado, procedemos a pasar el rastrón para alisar el terreno y romper pastas.

4.     Marcar las posiciones de los olivos a plantar y hacer los orificios de plantación.  

5.     Marcar con pintura la pata o pie de vida que va a quedar en cada olivo del olivar tradicional. Esta elección la realizaremos en base a su posible mecanización futura. Para ello, se considera: altura, esbeltez, diámetro y salud del tronco. Dentro de esta selección puede haber olivos que no tengan reconversión y su única solución sea arrancar.

6.     Iniciar las podas o talas   con el criterio de potenciar la formación de la pata de vida, desarrollando el crecimiento de varetas o chupones hacia el espacio vacío de la zona central del olivo. Se recomienda la limpieza anual de la cabeza del pie o pata de vida, seleccionando las varetas mejor orientadas y eliminando en la vegetación de las otras patas los impedimentos existentes para su adecuado crecimiento. Lo ideal es empezar este sistema de poda o tala unos años antes al inicio de cortes de patas y de la plantación. En la poda y tala se pretende que la pata de vida tenga 4-5 ramas alrededor de la cabeza del tronco con ángulos de, aproximadamente, 60 º sobre la horizontal. Esto se consigue con podas sucesivas.  En la poda tradicional de un olivo de varias patas o pies, se prefieren olivos con poco porte que faciliten el vareo, con ramas poco verticales, incluso con frecuencia casi horizontales. En ocasiones, algunas pueden llegar al centro de las calles y pueden quedar ramones de ramas bajas colgando muy cerca del suelo. Con la mecanización utilizando vibrador con paraguas invertido, la poda cambia. Se buscan ramas esbeltas (60º sobre eje horizontal) porque vibran mejor, troncos visibles para facilitar la aproximación y el acople de la pinza vibradora, y bajeras laterales (ramas bajas) a cierta altura para que no se apoyen en el paraguas invertido, ya que toda rama que se apoya en los faldones del paraguas no vibra. Para la recolección por vibrador con paraguas, los olivos deben tener mayor altura de copas, con un diámetro máximo de copa limitado al diámetro del paraguas y las ramas inferiores deben mantener una mayor altura del suelo. Para la recolección con vibrador de paraguas invertido, los sistemas de poda de formación, mantenimiento y renovación cambian con respecto al olivar convencional de varios pies. En la poda de formación se practica el corte de arroje sobre la vena de sabia para provocar rebrotes de varetas en sitios adecuados y el despunte para amortiguar vigor.

 

En la foto se observa la pata de vida marcada de rojo (izquierda), con una poda deformación ya iniciada sobre la pata de vida. También podemos visualizar que la otra pata existente tiene una poda convencional, con el objetivo de no entorpecer el desarrollo vegetativo de la pata principal.  En este olivo ya se ha empezado a eliminar patas o pies.

 


F-3: Obsérvese la inserción esbelta (60º) de las ramas principales conveniente para una adecuada transmisión de la vibración
(FOTO: Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias)


F-4: Árbol con algunas ramas insertadas en ángulo demasiado abierto que no transmiten bien la vibración



F-5: Rama apoyada en la lona que impide trasmitir bien la vibración



Detalles de la reconversión de un olivar  12x12









 

En esta reconversión, muchos de los pies de vida no están completamente rectos. Lo normal es que estén algo inclinados. En otros, el volumen de copa está descentrado respecto al eje del pie. Todos estos defectos, inevitables en este tipo de reconversión, influyen en la calidad del vibrado y se van corrigiendo lentamente de forma natural y con una adecuada poda. Es fundamental que las prácticas de poda estén controladas y dirigidas  por la persona que hace la reconversión que debe tener la ideas claras  de lo que quiere y debe hacer.  




 

© 2020 Cooperativa Olivarera Virgen de la Sierra de Cabra S.C.A.  /  Diseño y desarrollo web: Prodainfor SL